Google PlusFacebookTwitter

Landfill CERO

Landfill Cero es una filosofía que requiere un proceso de rediseño y gestión de los productos y procesos, con el fin de evitar y eliminar de forma sistemática el volumen y la toxicidad de los residuos, conservando los recursos, en lugar de disponerlos o incinerarlos. El objetivo final es eliminar todas las descargas hacia los suelos, las aguas y el aire.

Además de reintegrar los materiales a ciclos cerrados, debe acompañarse por estrategias de cero residuos tóxicos, cero residuos peligrosos, cero aguas residuales (por encima de los parámetros legal y ambientalmente aceptados) y cero emisiones a la atmósfera (enfocado principalmente a emisiones tóxicas, peligrosas y de gases de efecto invernadero).

Desde luego, todo proceso productivo generará inevitablemente ciertas externalidades negativas, por lo que el “cero” debe ser visto como una meta, y no como un número frío y estricto.

 Ante legislaciones más estrictas, controles más frecuentes y consumidores más conscientes, resulta cada día más caro para las empresas disponer de su basura de forma adecuada.

Por otro lado, la disminución o eliminación de desperdicios limpia los procesos y los vuelve más eficientes.

A su vez los residuos bien clasificados generan un valor económico que puede ser aprovechado por la empresa, algunas veces solventando el 100% de los costos de instrumentación, gestión y logística.